Si tienes síntomas de embarazo ectopico…¿te cubre un seguro médico privado?

Es sabido que todo seguro de salud incluye entre sus coberturas básicas la atención sanitaria especializada en caso de embarazo. Pero ¿Qué ocurre en caso de complicaciones?, ¿Qué ocurre si tu embarazo no llega a término, y no son necesarias las ecografías y las visitas recurrentes al ginecólogo, sino una asistencia urgente que en muchos casos termina resultando en cirugía?

El embarazo ectópico es considerado una verdadera urgencia médica, ya que puede desencadenar en la muerte de la madre si la trompa se rompe, ocasionado sangrado y shock.

Consiste, como su nombre indica, en el embarazo ocurrido fuera de la matriz del útero (el óvulo fertilizado se desarrolla en el tejido distinto a la pared uterina, frecuentemente en la trompa de Falopio) provocando dolor abdominal, amenorrea y sangrado vaginal.

Siempre en estos casos, y mientras tengas contratado el seguro con anterioridad, este te cubrirá todas las complicaciones que puedan surgir en su embarazo. Sin embargo, hay que tener en cuenta que muchos de los seguros contratados exigen un copago al realizar determinadas acciones.

En caso de embarazo ectópico, hay dos vías de actuación: a través del fármaco abortivo Metrotextato si el embarazo se encuentra en las primeras semanas, o cirugía de urgencia. En caso de haberse detectado en las primeras etapas la solución que produce menos riesgo para la madre es la administración del fármaco abortivo, fármaco que al tratarse de un tratamiento y dentro de las complicaciones posibles en los embarazos estaría cubierto sino en su totalidad, en un 50 por ciento dependiendo de la póliza contratada. Cuando, por determinas circunstancias, el facultativo aconseja operar o incluso esa operación ha de realizarse de urgencias, la mayoría de los seguros lo incluyen dentro de las coberturas dadas a mujeres embarazadas y no habría mucho problema por parte de la compañía aseguradora en dar autorización.

Sin embargo, en esta ocasión, hay que fijarse muy bien en las coberturas que tenemos contratadas en nuestra póliza ya que algunas aseguradoras catalogan las urgencias como coberturas opcionales y no como garantías básicas.