Reputación online personal

Internet ha revolucionado la vida de las empresas y sus trabajadores. Ha abierto puertas de negocio que requieren de un menor nivel de inversión, ha ampliado los horizontes de ventas y ha permitido un rápido contacto con clientes y proveedores. En otras palabras, Internet ha generado una serie de beneficios que han sido aprovechados por las empresas al máximo de sus posibilidades.

Sin embargo, esas facilidades bien pueden convertirse en aspectos negativos, ya que las empresas son mucho más vulnerables ante las críticas negativas, las cuales tienen una mayor repercusión. Por ello, cuidar la reputación online se ha convertido en algo fundamental en nuestros días. Ser visibles a través de contenidos bien posicionados, actuar siempre con trasparencia y escuchar qué dicen los usuarios son algunas de las claves a tener en cuenta.

Y es que, dicha reputación online es el prestigio de la marca o persona en Internet, donde resulta muy fácil y barato verter información y opiniones a través de las diferentes redes sociales, blogs o foros.

Por ello, la educación es otro de los valores que nunca pueden faltar en las comunicaciones, pero esto no quiere decir que en ocasiones sea necesario “sacar el carácter” y defender nuestra postura firmemente, especialmente cuando se viertan mentiras sobre nosotros. De igual modo, hay que tener en cuenta las búsquedas en Google asociadas con la empresa, y es que la información que aparece en el buscador es una pequeña tarjeta de visita, por lo que nuestra reputación estará muy dañada si dichas búsquedas están asociadas a términos con connotaciones negativas.

Muchas compañías recurren a trucos para aumentar (de forma ficticia) su reputación comprando seguidores en redes sociales y utilizando cuentas falsas para escribir opiniones favorables en los foros. Estas prácticas dan resultados a corto plazo, pero a la larga no solo no surtirán efecto, sino que además serán descubiertas y repercutirán negativamente en la imagen empresarial o personal.

La importancia de la imagen

Los buscadores, y en especial Google, son esenciales para obtener referencias sobre productos y servicios. Pero como decíamos antes, aunque Internet es un filtro muy eficaz, todo queda registrado en él, tanto lo bueno como lo malo.

Por ello, es fundamental tener una apariencia positiva en la Red, y es que una sola imagen puede definir nuestra reputación personal online. El prestigio es más que lo que hacemos en Internet, es cómo realizamos esas acciones, cómo nos relacionamos con los demás, pero sobre todo, cómo los demás nos perciben. Crear una imagen y establecer una presencia fuerte es fundamental para que la reputación no sufra daño alguno, añadiendo nosotros mismos la información que queremos que los demás vean.