Reputación online

Si hay algo que tienen en común nativos e hijos adoptivos del mundo digital es la huella duradera e imborrable que dejan dentro del ecosistema online.

Esta impronta queda reflejada en multitud de ocasiones en las que tras una búsqueda estándar de una marca, empresa o persona nos encontramos con datos o informaciones que aportan luz sobre algo que pudo haber pasado ayer o hace años. Pero, ¿qué hacemos cuando ese dato es negativo o perjudicial para nosotros? Es aquí cuando entra en juego la cada vez más mencionada y conocida reputación online. Escritores negros.

Sabemos lo importante que es en nuestra sociedad la imagen, tanto la que nosotros proyectamos al exterior como la que nos creamos y concebimos al conocer algo o a alguien. También sabemos lo importante que son los detalles, y lo determinante que puede ser, para bien o para mal, el conocimiento de los mismos. Escritores negros.

En este nuevo mundo de lo interconectado y la red de redes que constituye Internet, debemos ser conscientes de cada premisa a la que nos exponemos. Solo así seremos capaces de jugar nuestras cartas de manera que el resultado sea beneficioso y no una losa que cae sobre nosotros mismos.

Cuando abrimos una cuenta en Facebook, pocos serán los que lean su política de uso, y muchos quienes le den cuanto antes al por todos conocido “he leído y acepto”. Será años después, cuando alguien quiera cerrar su cuenta cuando se dé cuenta de que no existe esa posibilidad, de que lo único que puede hacer es desactivarla, quedando para siempre su perfil público y localizable. Todo ello habrá sido previamente autorizado por la persona en cuestión, por lo que todo estará dentro de los márgenes de la ley. Escritores negros.

Este es solo uno de los muchos ejemplos que podemos utilizar para ilustrar las malas prácticas que de algún modo todos hemos cometido o cometemos y que pueden ocasionarnos en un futuro algún que otro quebradero de cabeza.

La reputacion on line es nuestra carta de presentación, el currículum vital y profesional y la fachada que a primera vista tiene al alcance de su mano alguien que quiera saber sobre nosotros.
Es por ello que es necesario cuidar más todo aquello que tenga que ver con la imagen digital, tanto si somos una marca o empresa como si somos una persona. Escritores negros.

Es importante cuidar aquello que esté en nuestras manos, evitando acciones, comentarios o publicaciones que puedan generar un perjuicio en nosotros o en un tercero.

El mundo de lo online es el mundo de la instantaneidad, pero también de la permanencia.

Solo una buena gestión y un responsable uso de todas sus herramientas nos permitirán integrarnos en una sociedad que, cada vez más, valora aquello que tú eres a través de una pantalla, lejos de lo físico y lo tradicionalmente asumido como convencional.

Porque, como dice el dicho popular, en esta era del cambio constante no queda otra que “renovarse o morir”.